Políticos que ganan con la desinformación de género en Alto Paraná 

Candidatos y candidatas lograron ser electos en los comicios generales del 2023 usando la desinformación de género en campaña. ¿Cómo los discursos «en contra de la ideología de género» ayudaron a sumar votos? Este artículo presenta casos de Alto Paraná como muestra de una corriente política conservadora, que con posturas «en defensa de la vida y la familia» atentan contra políticas públicas y derechos humanos.

0
531

Candidatos colorados, liberales, patriaqueridistas y de sectores independientes, como el Movimiento Conciencia Democrática Nacional  (YoCreo) y el Movimiento Nuevos Aires para Alto Paraná, usaron la desinformación de género durante su campaña en las elecciones generales.De diez postulantes que apelaron a esta estrategia, cuatro lograron ocupar cargos electivos, entre ellas las diputadas reelectas Rocío Abed de Zacarías (ANR) y Roya Torres (PLRA), el diputado Guillermo Rodríguez (YoCreo) y el gobernador César “Landy” Torres (ANR). 

Estas figuras entraron en el debate político y social en torno al Plan Nacional de Transformación Educativa, que se reavivó durante las internas partidarias a finales del 2022. Con una fuerte campaña de desinformación, se formuló un proyecto de Ley para la anulación del Convenio de Cooperación entre la Unión Europea y Paraguay de 38 millones de euros no reembolsables. Con dictamen favorable de la Comisión de Equidad Social y Género, presidida por la diputada Rocío Abed, se aprobó en la Cámara de Diputados. De este modo, se puso en peligro el financiamiento de kits escolares, alimentación, infraestructura y textos educativos para escuelas públicas. Finalmente, la anulación del convenio no fue aprobada en el Senado. 

Sin embargo, toda esa discusión se convirtió en una vitrina que favoreció la visibilidad de quienes se pronunciaron con fervientes discursos «en defensa de la vida y la familia» y «en contra de la ideología de género». 

La desinformación de género como estrategia política 

La desinformación de género se convirtió en una estrategia política de diversos actores a nivel nacional e internacional en función a determinados intereses políticos y económicos, con un impacto negativo en políticas públicas afectando derechos humanos, principalmente de la niñez, adolescencia, mujeres y comunidad LGTBIQ+. Esta desinformación consiste en difundir información falsa, inexacta o engañosa relacionada al género, que es una categoría analítica de las ciencias sociales. En Paraguay, incluso el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) incurre en este tipo de desinformación con la Resolución Nro. 29.664, emitida por el exministro Enrique Riera, que prohíbe «la ideología de género» en los contenidos de enseñanza sin definir siquiera qué es. 

Ilustración: Rodrigo Sosa.

El uso del término «ideología de género», por autoridades y con aval del propio Estado, no es un fenómeno exclusivo de Paraguay. Ya en 2018, el Comité de Expertas del Mecanismo de Seguimiento de la Convención de Belém do Pará (Mesecvi) expresó su profunda preocupación por la presencia de sectores conservadores que se refieren despectivamente a la categoría analítica género como una ideología. «Estos argumentos, basados principalmente en juicios morales sobre la vida y discursos de odio, no solo profundizan el machismo y la misoginia, sino que también refuerzan y perpetúan estereotipos y roles de género discriminatorios que afectan a principalmente a mujeres y niñas, fomentan una cultura de intolerancia que afecta la convivencia democrática y legitiman la violencia contra las mujeres», señala el comité de la OEA. 

Durante el periodo de campaña para las elecciones internas y las últimas generales, sectores conservadores cuestionaron el plan de Transformación Educativa argumentando que promovía «la ideología de género». Pese a que desde el MEC se aclaró que no contemplaba el enfoque de género, los cuestionamientos mediáticos persistieron y hubo manifestaciones públicas donde los candidatos y candidatas marcaron presencia.  

Quiénes son los políticos desinformantes de género de Alto Paraná 

La lista de autoridades electas en los últimos comicios generales que reproducen la desinformación de género en Alto Paraná está integrada por el diputado Guillermo Rodríguez (YoCreo), la diputada reelecta Rocío Abed de Zacarías (ANR) y la diputada reelecta Roya Torres (PLRA).  También el gobernador de Alto Paraná, César “Landy” Torres (ANR)

César «Landy» Torres (2do. izq.), junto a Carlos Pallarolas, Rocío Abed y Roberto González Vaesken, en el palco durante la manifestación contra el Plan de Transformación Educativa en Ciudad del Este. (Foto: Gentileza)

La diputada colorada Rocío Abed de Zacarías participó de la marcha contra la Transformación Educativa en Ciudad del Este y presentó el proyecto de ley para la derogación del convenio de cooperación entre Paraguay y la Unión Europea, que contemplaba fondos para la compra de kits escolares, almuerzo escolar y materiales educativos. La diputada reelecta Roya Torres (PLRA) expresó su apoyo mediático en «defensa de vida y la familia». Con posturas antigénero, las diputadas Abed y Torres integraron estratégicamente las comisiones legislativas de Derechos Humanos, Equidad social y Género durante el periodo 2018-2023. 

La diputada Roya Torres (PLRA) junto a su esposo, el intendente de Presidente Franco Roque Godoy (PLRA), en la marcha contra la transformación educativa. (Foto: Publicada en redes sociales de un grupo religioso)

El diputado Guillermo Rodríguez (YoCreo), del movimiento liderado por el intendente de Ciudad del Este, Miguel Prieto,  tenía en su puesto comando la inscripción «Dios, Patria y Familia». Fue uno de los convocantes a la marcha contra la Transformación Educativa en Alto Paraná, afirmando que se trataba de un “caballo de troya, un plan maquiavélico y perverso”. 

Guillermo Rodríguez, junto a su familia en la marcha contra la transformación educativa. En las últimas elecciones, fue el diputado más votado de la lista de #YoCreo.

Otras candidatas que usaron el discurso antigénero para capitalizar votos —aunque no lo lograron— fueron  la exconcejal departamental Sandra Miranda (PQ), la exsenadora Georgia “Nani” Arrúa (PQ), el exdiputado Jorge Brítez (Movimiento Nuevos Aires), Diva Riquelme, candidata a diputada (PQ)y Dannia Ríos Nacif, candidata a senadora. 

Miranda, durante toda su gestión como concejal departamental, activó en contra del enfoque de género, cuestionando el Plan Nacional de la Niñez y la Adolescencia, promoviendo resoluciones municipales y departamentales «provida y familia» y contra la Transformación Educativa. Arrúa como senadora presionó al MEC para que imparta un sumario contra docentes por supuesta «promoción de la ideología de género» y Riquelme enfatizó su activismo antigénero desde las redes sociales. Pese a sus esfuerzos por aumentar su visibilidad pública y sumar votos con esta estrategia, ninguna de ellas consiguió los votos necesarios para ocupar un cargo electivo. 

Sandra Miranda, Diva Riquelme y Georgia Nani Arrúa, durante la campaña para las elecciones del 2023. (Foto: Cuenta de Patria Querida en Facebook)

En este proceso electoral cargado de desinformación de género y discursos en «defensa de la vida y la familia», Rafael “Mbururu” Esquivel, preso y procesado en Ciudad del Este por varios delitos, imputado por abuso sexual a una niña, fue electo senador por el Partido Cruzada Nacional con 51.397 votos. 

Género y políticas públicas: un enfoque necesario

Más allá de la desinformación y las posturas políticas, está la ciencia. Las docentes de posgrado e investigadoras, con énfasis en estudios de género de la Universidad Nacional del Este, María Victoria Zavala Saucedo y Karen Backes, destacaron la importancia de comprender el concepto de género desde una perspectiva científica y la necesidad de incorporar este enfoque en el diseño de políticas públicas.  

«El concepto “ideología de género” carece de fundamento teórico-científico, es decir, no se basa en una teoría o investigación sólida respaldada por la comunidad académica.  La noción de «ideología de género» se utiliza en algunos sectores para cuestionar o desacreditar las teorías y los avances relacionados con la igualdad de género, por tal motivo es ampliamente debatido y no existe un consenso sobre su definición y validez», explicaron las académicas.

Sostienen que, desde una perspectiva científica, «el género se entiende como una construcción social que va más allá de las diferencias biológicas entre hombres y mujeres. Se considera un concepto multidimensional que abarca aspectos psicológicos, sociales y culturales que influyen en la identidad de una persona, sus roles, comportamientos, expectativas y experiencias».

Ante la pregunta ¿por qué es importante diseñar políticas públicas con enfoque de género? las investigadoras afirman que un Estado con perspectiva de género promovería que hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades y derechos en todos los ámbitos de la vida, incluyendo la educación, el empleo, la participación política, la salud y la toma de decisiones. También fomentaría la diversidad, la inclusión y el reconocimiento de las diferentes formas de expresión de género.

Otro punto crucial es que este enfoque contribuye a combatir la violencia hacia mujeres y niñas. Estas políticas buscan proteger a las víctimas, sancionar a los agresores y cambiar las normas y actitudes sociales que perpetúan la violencia de género. 

Paraguay suscribió el acuerdo para la implementación de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas que contempla la igualdad de género, como uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Las políticas de género ayudan a reducir la pobreza, promover la salud y el bienestar, fomentar la educación inclusiva y de calidad, y garantizar la participación igualitaria en la toma de decisiones.

También te puede interesar: Desinformantes de género: una radiografía de la acción antiderechos desde la frontera

***

Este material fue elaborado en el marco de la beca Desinformación y discursos de odio en el Cono Sur, otorgada por Revista Emancipa Paraguay con apoyo de Internews.

  • Reportaje: Sofía Masi
  • Edición: Romina Cáceres
  • Ilustración: Rodrigo Sosa.